Selena Gomez se vio obligada a abandonar los escenarios por su batalla contra el Lupus y su lucha contra una depresión. Pero la exestrella Disney ha vuelto a las andadas y su nuevo vídeo, Fetish, no ha dejado indiferente a nadie. Mordiendo un lápiz labial, sentada en el suelo de una cocina junto a una copa rota, atándose la lengua con un cordel, completamente empapada por la lluvia o encerrada en una nevera. Así luce la intérprete de Bad Liar en el videoclip, dirigido por Petra Collins.

El filme, que dura poco más de tres minutos, es una sucesión de escenas en las que Selena Gomez, a sus 25 años recién cumplidos, parece que está encarnando a un ama de casa de los años setenta. Caminando por una calle desolada y con un coche averiado, la estética recuerda a la película de 1999 Vírgenes suicidas. El vídeo también parece hacer un guiño a una de las últimas cruzadas de la también la actriz: la falsa vida perfecta que se ve en las redes sociales.