El holandés Duncan Laurence se ha proclamado ganador de Eurovisión 2019 con su canción Arcade, una balada soul de corte intimista y arreglos electrónicos que otorga a este país su quinto triunfo en el Festival Europeo de la Canción, el primero desde 1975. Laurence, que partía como favorito en todas las apuestas, acumuló en total 492 puntos.
 

El podio de esta edición, a la que concurrían 26 países en la final y 41 desde el inicio de las semifinales, lo han completado Suecia, con 465 puntos para Italia y el tema Soldi, y Rusia, con 369 puntos para su representante y la canción Scream. El resto del 'top 10' lo integran Suiza (360), Noruega (338), Suecia (332), Azerbaiyán (297), Macedonia del Norte (295), Australia (285) e Islandia (234).
 

Enhorabuena a este gran artista.