“Queremos que Santa Cruz brille por los cuatro costados”, decía hace unos días la alcaldesa de la capital, Patricia Hernández, y, anoche, llegó el momento de que lo hiciera. A las siete en punto de la tarde, la alcaldesa, tras una cuenta atrás coreada por un público que abarrotaba la plaza del Príncipe, accionó el interruptor que encendió el alumbrado navideño de la capital. La plaza del Príncipe estalló entre el júbilo del público con los cañones de corazones y de cintas de color oro y plata que llenaron de colorido la estampa. El acto estuvo acompañado de villancicos y dos pantallas gigantes que retransmitieron cómo se encendía la plaza del Príncipe y sus alrededores, pero también cómo se iluminaban el resto de zonas y barrios de la ciudad de Santa Cruz. En los próximos días se irán encendiendo el resto de adornos para, en la primera semana de diciembre, completar la iluminación navideña de todo Santa Cruz.

La expectación por las luces de Navidad hizo que la plaza del Príncipe y sus aledaños estuvieran atestados de gente, tanta que a alguno le recordó a la noche de Reyes. Grandes y pequeños se dieron cita para asistir a lo que ya se ha convertido en una tradición en la ciudad. Un gran túnel de luz y una gran bola luminosa en forma de cabeza de gato fue lo primero que pudo ver el público que se congregó para dar la bienvenida a la Navidad.

“Hoy la luz que nace en esta plaza traspasará fronteras e inundará todo nuestro municipio, como nunca antes lo había hecho hasta ahora, para llegar más lejos, muy cerquita de las casas de miles y miles de chicharreros y chicharreras”, dijo la alcaldesa. “A los más pequeños no sé si se lo han contado, pero las luces de Navidad guían a Papá Noel y los Reyes Magos, y si les dicen que otras ciudades tienen más luces, ustedes dirán que nosotros tenemos mejor tiempo y a los Reyes Magos y a Papá Noel siempre les gustará más estar con nosotros”, bromeó Hernández dirigiéndose al buen número de niños y niñas que seguían el acto, a los que posteriormente invitó a disfrutar con sus familias de las actividades organizadas por el Consistorio para esta época navideña, entre ellas, “esquiar a 21 grados”.

“¿Con esta temperatura a quién no le apetece salir de casa y ver todo lo que hay previsto en nuestras calles y plazas?”, se preguntó la alcaldesa, antes de recomendar a todos los visitantes que no dejaran de visitar el Belén de la plaza de La Candelaria, ni el tobogán gigante por el que se podrán deslizar como si fuera un trineo de montaña y las actividades que el Ayuntamiento de Santa Cruz ha previsto por toda la ciudad, “para celebrar y disfrutar de estas fechas, tengan la edad que tengan y sin importar el lugar en el que vivan”.

Patricia Hernández también añadió, antes de que se encendiera la ciudad, que “llega el momento de volver a degustar ese guiso que esperamos desde hace un año y también de brindar con los que nos vienen a visitar y desear todo lo mejor a quienes nos rodean”.

Después del acto, el equipo de gobierno salió a recorrer las calles de Santa Cruz, inaugurando el Belén de la plaza de La Candelaria, así como la iluminación de la fachada de El Corte Inglés.

Más de cuatro millones de bombillas led son las que iluminarán la ciudad estas navidades, dos millones más que el año pasado. Además, el número de calles que podrán disfrutar de este incentivo ha pasado de 105 a 187 en toda la ciudad. En distritos como el de Anaga, el año pasado solo contaron con cinco calles iluminadas y este año han pasado a ser casi una veintena.