El presidente del Cabildo, Pedro Martín, destaca que sus 180 plazas estarán disponibles “en reserva en el caso de que se complique la actual situación”

El montaje del hospital de campaña que se está instalando en el recinto ferial de Santa Cruz de Tenerife para atender la crisis sanitaria del coronavirus está a punto de finalizar. Operarios del Cabildo de Tenerife y Cruz Roja están cerrando los últimos detalles de las instalaciones, sobre un diseño elaborado por la Consejería de Sanidad.

Ya dispone de tres módulos de 60 camas cada uno, formados por ocho grupos de ocho camas a modo de habitaciones, hasta completar las 180 plazas. Asimismo, están delimitados los diversos espacios con vallas, hay mobiliario instalado, y varias carpas levantadas donde estarán diversos servicios para los pacientes y el personal, así como la carpa de residuos.

El presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, destacó que la instalación, que ha sido levantada en 48 horas, esté prácticamente terminada y destacó que “ha sido un trabajo importante. Tengo que agradecer el esfuerzo del personal del Cabildo y de la Cruz Roja, que hizo un despliegue magnífico”.

Para Martín, esta instalación “dará la oportunidad de disfrutar de 180 camas que, de momento, no se van a utilizar pero que estarán como una reserva en el caso de que se complique la situación sanitaria que estamos pasando”.

Por último, el presidente insular recordó que “la intención inicial es que en este recinto no vayan personas graves, sino todas aquellas sintomáticas, pero que vayan evolucionando bien, y que aquí podrán tener la vigilancia médica necesaria para terminar el confinamiento”.